C/ Luis Cabrera, 63 Madrid

Tecnologías de apoyo

Según la norma UNE EN ISO 9999: «Productos de Apoyo para personas con discapacidad. Clasificación y Terminología», los productos de apoyo o tecnologías de apoyo, anteriormente conocidos como ayudas técnicas, son cualquier producto (incluyendo dispositivos, equipos, instrumentos, tecnologías y software) fabricado especialmente o disponible en el mercado para prevenir, compensar, controlar, mitigar o neutralizar deficiencias, limitaciones en la actividad y restricciones en la participación de las personas con discapacidad.

Cuando hablamos de productos de apoyo no se incluyen los cambios que podemos realizar en el medio que rodea a un sujeto para hacerlo más accesible, eliminando todos los obstáculos y barreras sino que se trata de herramientas empleadas por las personas con discapacidad para desenvolverse de forma autónoma. Básicamente, son ayudas materiales y equipamientos.

TECNOLOGÍAS PARA LA AUTONOMÍA PERSONAL

Los productos de apoyo constituyen una de las principales vías para la participación en la sociedad de las personas con discapacidad y permiten disfrutar de mayor autonomía, permitiéndoles realizar actividades que, sin su uso, resultarían de gran dificultad o imposibles de llevar a cabo. Todas las ventajas que los productos de apoyo ofrecen, repercute en la calidad de vida de la persona.

Sin embargo se debe huir de una interpretación de los recursos tecnológicos existentes desde un «modelo médico-rehabilitador«, en el que se ponga todo el foco de atención en el desarrollo de soluciones que eviten actuar sobre el entorno, removiendo barreras, creando espacios, productos y servicios que puedan ser empleados por un amplio rango de personas, teniendo presente la diversidad existente, sin tener que recurrir a ajustes, adaptaciones o utilización de tecnologías de apoyo o asistencia personal. En definitiva, poner el recurso individual por delante de construcción de una sociedad inclusiva. La tecnología es una oportunidad para mejorar la autonomía personal de las personas con y sin discapacidad.

Las tecnologías para la autonomía personal siempre han existido. El primer palo que usó un ser humano con discapacidad para apoyarse y poder desplazarse con su ayuda era una tecnología de apoyo. 

Actualmente hay una serie de tecnologías que pueden crear un cambio disruptivo en la sociedad a favor de la autonomía y la vida independiente. Es por ello que la innovación tecnológica dirigida a nuestro grupo social es esencial, creando soluciones a necesidades existentes que sean utilizables por diferentes personas con discapacidad física y orgánica y mantener uno de los focos de atención del observatorio sobre las posibles soluciones que pueden aportar estas novedades tecnológicas.

Ir al contenido